Del taller al área

1989

Jorge Nacer, el entonces coordinador de las actividades de música del Centro Cultural Rojas, invita a Coco Romero a dictar un seminario sobre murga.
Durante dos meses, se realiza un encuentro semanal bajo el título: “Murga, fiesta y cultura” junto a Ricardo Santillán Güemes. Siguieron en el ciclo “los hermanos Acosta” con un seminario de candombe.
Se presentan en el ciclo las murgas “Los Mocosos” y “Los Chiflados” de Liniers, “Los Reyes del Movimiento” de Saavedra, y la multitudinaria comparsa “Los Xeneises” de la Boca. Después de cada actuación, se abre el diálogo, en un intercambio de experiencias entre los artistas del carnaval y el público. La convocatoria es importante para esta modalidad, pues el tema aún no tiene presencia en la ciudad en forma visible ni en los medios periodísticos.

1990
Coco Romero propone la creación de un taller de murga para trabajar durante todo el año. Con los integrantes del taller se forma la primera murga del Rojas: "Los Quitapenas". El primer año de vida, la murga cuenta con veinte integrantes, entre bailarines y músicos. Las actuaciones posibilitan aplicar los resultados del trabajo grupal del taller y llevar a la práctica lo que se pregonaba: que la murga se desparrame por todos lados con otros principios.
“Los Quitapenas” se independizan y comienzan su actividad fuera del Rojas; desarrollando una importante actividad a través de presentaciones de espectáculos cada año, además de producir, CD y casetes.

1994
Se realiza El Rojas Carnavalero, muestra fotográfica, videos, show y baile de carnaval, primer evento importante donde el eje es el carnaval. A partir de este año se forman nuevas murgas del Rojas: “Traficantes de Matracas”, “Acalambrados de las Patas”, “Envasados en Origen”, “Gambeteando el Empedrado” y “Tirados a la Marchanta”, “De paso Cañazo”, cada una con su estilo aún siguen en actividad.

A fines de 1994 “Los Quitapenas” participan en los recitales del grupo de rock Divididos en el estadio Obras. Así lo refleja la tapa de la Hoja del Rojas, donde un lanzallamas se abre paso, entre los jóvenes en el estadio, en un ritual urbano donde todos bailaban al ritmo de la murga.

Coco Romero crea una hoja de difusión sobre el carnaval. El Rojas, aprueba el proyecto y se encarga de la impresión de la publicación. De esta manera nace institucionalmente El Corsito.

1995
En febrero de 1995 sale el primer número de El Corsito.
Se plantea la necesidad de crear un área nueva "Culturas urbanas", ya que las áreas específicas rechazan fenómenos marginales aún no tenidos en cuenta desde la educación artística no formal, y el área de música no brinda la amplitud de albergar otros aspectos de la cultura popular urbana, de una ciudad tan compleja, con los nuevos espacios que naturalmente trajo la democracia en torno a lo callejero.

En abril de 1995, se crea el área Culturas urbanas. La coordinación del área estuvo a cargo de Coco Romero y Liliana Chevalier.
El primer año se realizaron talleres integrales de circo, encuentros abiertos de malabaristas y murgas.

1996
En febrero de 1996 se festeja el primer cumpleaños de El Corsito en el Parque Rivadavia, organizado por los libreros de la feria de libros usados, al mediodía de un domingo. Se realizan charlas y representaciones.

Este año el área cobra más vida, con los ritos y fiestas de la ciudad, los carnavales, los mitos y representaciones indígenas y urbanas, paisajes sociales de la exclusión, formación de redes sociales, el fútbol la iconografía urbana, títeres.

Presentación de las nuevas murgas del Rojas en el anfiteatro de ATE pues ya la sala Batato Barea queda chica para la convocatoria de las agrupaciones.

1988
Durante la dirección de programación de cargo de Rubén Szuchmacher se sugiere el cambio de nombre del área por "Culturas Populares". La actividad sigue desarrollándose dentro de la misma propuesta, pero haciendo hincapié en los talleres pedagógicos.
Leandro Rosatti prepara un trabajo sobre textos de Nini Marshall, Las vacaciones de invierno son escenario de espectáculos de circo con elencos formados en los talleres.

2000
En noviembre se realiza el primer encuentro de Payasos en la sala cancha. Este encuentro dará como resultado la creación de Clowns No perecederos

2001
Se festeja el cumpleaños de El Corsito número 24, con la muestra El Reino de Momo en el Centro Cultural Recoleta con el auspicio de la Dirección de Patrimonio de la Ciudad de Buenos Aires, durante quince días se presentan proyecciones, fotografías, charlas, conferencias y espectáculos.

Este año, Coco Romero, coordinador del área y Cristina Martí, directora del grupo de clown maduran el proyecto Clowns No Perecederos, nombre aportado por el poeta Fernando Noy, quien ha realizado algunas actuaciones dentro del área. Desde entonces se realiza una función mensual, la entrada es un alimento no perecedero el cual es retirado el mismo día por la institución beneficiada, como una forma directa de conexión con la realidad de nuestra comunidad.

2002
El cambio de gestión de las nuevas autoridades del Rojas en el primer semestre del 2002 con Fabián Lebenglik como director del Centro Cultural, trajo nuevos aires y un concepto general más claro del funcionamiento. La propuesta fue profundizar la especificidad del área y cambiar el nombre por "Circo, murga y carnaval".

2003
En febrero se realizó el evento Las andanzas de Don Carnal, fue la primera vez que el Rojas y el área organizaba la programación de todo el mes. La convocatoria fue muy importante. A partir de este año se propone la edición de dos números anuales de El Corsito, uno para el Carnaval y otro en la primavera.

Durante todos estos años, muchísimos docentes formaron y forman parte de este magnífico espacio que se edificó con el talento y pasión de muchos. Artistas, público, intelectuales, autoridades de la Universidad, empleados de planta, todos brindaron y brindan lo mejor de sí a un proyecto que creció por la inercia del movimiento natural y que aún hoy continúa con la misma fuerza y pasión.

 

 

 
  Links l Contacto