nuevos narradores
 
 

Premio Nuevo Narradores
Segunda Edición
Varios Autores

Esta segunda edición del Premio Jóvenes Narradores ha renovado el entusiasmo y apuesta a la continuidad en la tarea de galardonar a diez relatos entre todos los recibidos. Hace dos años fue la largada de este premio, y en esta oportunidad más de doscientos trabajos fueran recibidos y sometidos a las distintas instancias del proceso de selección. En esta ocasión el jurado, integrado por Federico Jeanmarie, Mariana Enríquez y yo misma, tuvo la placentera responsabilidad de leer y discutir los textos que pasaron a la instancia final y que están a la vuelta de página de los futuros lectores.

Pero el Premio Jóvenes Narradores es algo más que un modo de reconocimiento a aquellos que apuestan por hacer de la escritura una manera creativa de expresión. Es, también y ahí reside su originalidad, un aula de aprendizaje. Además de la publicación de las obras de los diez finalistas, los autores pudieron participar de una clínica de escritura de tres meses, dictada por Jeanmarie y Enríquez. En ese tiempo y en ese espacio pudieron volver a leer su texto y los de sus pares, comentar, discutir y corregir.

En ese sentido, el Rojas es fiel a su esencia como institución que permite unir la creatividad, la experimentación a una incansable tarea docente. Para Søren Kierkegaard “escribir un prólogo es como afilar la hoz, como afinar la guitarra, como hablarle a un niño, como escupir por la ventana. Uno no sabe cómo ni cuándo las ganas se apoderan de uno, las ganas de escribir un prólogo”. Es verdad que nunca se sabe el momento preciso. Pero si un prólogo es, entonces, un estado de ánimo, lo que sí sabemos es qué se siente cada vez que uno acomete la tarea. En este caso es celebratorio porque estas líneas que he escrito y que están leyendo son la última etapa del proceso que empezó con la segunda convocatoria al Premio Bienal de Jóvenes Narradores. Es por eso que queremos compartir esta fase que culmina en un libro. Para que a ese recorrido que vinimos haciendo entre los participantes, el jurado y el Centro Cultural se le agregue el lector. Que confirma, entre otras cosas, que estamos en el buen camino.

Laura Isola
Coordinadora adjunta Área de Letras del C.C.R.Rojas