MÚSICA ARGENTINA
La Mirada de los críticos
Textos de Fernando D’Addario – Mariano del Mazo – Diego Fischerman – Pablo Gianera – Abel Gilvert – Martín Liut – Federico Monjeau – Julio Nudler – Sergio Pujol

Nota del Editor

Existen dos maneras de recorrer una ciudad. Una de ellas, ordenada, metódica y racional, es, de las dos, la que no sirve. La otra, la azarosa, la dictada por los caprichos y la inspiración, la que va de una punta a la otra y es capaz de detenerse, porque sí, en una esquina cualquiera, para mirarle la cara a los transeúntes, para admirar los detalles de una moldura, para reparar en el dibujo de unos mosaicos, es la única que permitirá, en un tiempo más o menos breve, un conocimiento cabal de esa geografía y de sus habitantes.
La cultura es como una ciudad y también allí existen recorridos ordenados e inútiles y paseos tan arbitrarios como capaces de mostrar la riqueza, la variedad y sus pulsos internos.
Esta recopilación de artículos sobre música y músicos argentinos, publicados en distintos diarios y revistas locales a lo largo de un poco más de diez años, busca precisamente reproducir esa clase de recorrido que, con ese ritmo que sólo puede conseguirse a partir del deseo, mira (escucha), justamente, aquello que debe ser mirado. Aquí no hay orden cronológico y la posibilidad de vislumbrar géneros apenas se esboza en la forma en que fueron agrupados los distintos bloques de textos.
Si el sentido común identifica la crítica con la legislación, a veces autoritaria, acerca de lo que está bien y lo que está mal en el arte, en este caso, la palabra se relaciona más bien con la posibilidad de establecer relaciones “críticas” con la música. Y si bien el recorte que se presenta podría juzgarse caprichoso o incluso insuficiente, es probable que ninguna de las instancias más importantes de la música argentina contemporánea esté ausente de estas páginas.
Los autores elegidos son algunos de los más importantes críticos periodísticos de la escena actual en el país. Algunos se aproximan al objeto desde sus implicancias sociológicas; otros se dedican a aspectos más inherentes al lenguaje; unos tratan de explicar el mundo con la música y están quienes explican la música con el mundo. En todos los casos procedieron con rigor, desplegaron ideas personales y fueron lo suficientemente amenos como para que este libro refleje esas circunstancias.